e-migración urbana I

¿Cuál fue el objetivo del entrenamiento?

Ambas emigraciones han consistido en exploraciones (directas o mediadas), de sitios urbanos olvidados, casi perdidos en la memoria de la ciudad. Lugares que sin embargo guardan secretos de su pasado remoto o reciente. De carácter experimental, se han centrado en la realización colectiva como forma de reconocimiento, creación y comunicación. Suerte de deriva contemporánea, la hemos llamado e-migración urbana porque remite a la experiencia de emigrar, hoy tan controvertida; por su vinculación con el campo de la comunicación a través de internet -y sus redes sociales- y por su estrecha relación con la ciudad.

Creemos que la controversia en relación con migraciones y migrantes, es en realidad una forma de discriminación global (ora social, ora racial… o ambas) que sitúa al migrante según el estándar económico de su lugar de procedencia, con algunas pocas excepciones que siempre responden al mismo criterio pecuniario. Las cualidades, experiencia y capacidades de las personas, así como el valor que aportan a la sociedad (también económico), queda eclipsado por el estigma de dicha discriminación global.

La e-migración comienza al partir el grupo de artistas hacia un destino desconocido. El reconocimiento del sitio es el primer paso ante la necesidad de situarse, de apropiarse del lugar. La interpretación surge inevitable de la experiencia de contacto. Finalmente la creación colectiva a través de la experimentación e improvisación responde a las secuencias y feedback, de ese
proceso de reconocimiento e interpretación, en el sitio y con los artistas que se quedan “en taller”.

Por su parte, “en taller” la creación se produjo a partir de esa comunicación con los artistas que exploraban el territorio, y también funcionó como estímulo para los e-migrantes, garantizando la retroalimentación. Dado que sólo se contó con dos artistas de la Galería Wbwer-Lutgen (insuficientes para un grupo), ambas se incorporaron como apoyo al trabajo en taller. En todo caso agradecemos al galerista y a ambas artistas, su muy buena disposición y profesionalidad.