e-migración urbana II

Como dijimos previamente, ambas emigraciones han consistido en exploraciones (directas o mediadas), de sitios urbanos olvidados, casi perdidos en la memoria de la ciudad. Lugares que sin embargo guardan secretos de su pasado remoto o reciente. De igual manera, han tenido un carácter experimental y se ha centrado en la realización colectiva como forma de reconocimiento, creación y comunicación. Suerte de derivas contemporánea a las que hemos llamado e-migración urbana por su vinculación con el campo de la comunicación a través de internet y de sus redes sociales y por su estrecha vinculación con la ciudad.

Sin embargo, en esta segunda migración, dado el descubrimiento de la cueva que impuso su fuerte espacialidad a la exploración, la búsqueda de un resultado fue más determinante y la experimentación más acotada. El proceso que llevó hasta la cueva fue similar, aunque más breve que para la primera e-migración urbana y la creación e improvisación se centraron en el último tramo, una vez finalizada la exploración al hallar la cueva.

La experiencia realizada en taller fue generada a partir de la información/comunicación enviada por los e-migrantes que llevaban a cabo el reconocimiento, la interpretación y creación en el sitio. A su vez, funcionó como estímulo para los e-migrantes, garantizando la mencionada retroalimentación.

En este caso contamos con otro grupo “en taller galería” que funcionó de forma similar al anterior. Formado por tres artistas portugueses, de la Galería Salgadeiras, portadores de otra cultura y lengua, dio a la experiencia una dimensión más compleja. Estamos especialmente agradecidos a la formalidad y profesionalidad de la galerista y los artistas.